es
  • Ser tutor
  • Buscar tutor

Entre las fiestas populares en el mundo, Halloween es la única fiesta en la que puedes fingir ser alguien que no seas tú mismo — un fantasma, un personaje de tu película favorita, un libro o incluso un objeto doméstico; las posibilidades son infinitas en esta fiesta. El último día de octubre es para fiestas temáticas con niños pequeños y adolescentes que van de puerta en puerta pidiendo dulces a los vecinos, pero no siempre fue así.

Sin duda, muchas fiestas del año comenzaron como una tradición para un grupo de personas en el pasado, y Halloween no es diferente. Esta fiesta formaba parte de la cultura de los celtas mucho antes de que los cristianos la adoptaron. Se le cambió el nombre y evolucionó hasta convertirse en nuestras celebraciones actuales, con palabras y una gramática únicas construidas para la ocasión. ¿Quiere saber más sobre esta fiesta y el origen de sus espeluznantes palabras? Entonces, estás en la página adecuada.

Todo comenzó con los celtas

El conjunto de tribus que vivieron hace 2000 años en Europa Central y compartían creencias religiosas, cultura, lengua y tradiciones similares eran conocidos como los celtas. Una parte de la tradición de los celtas consistía en celebrar un nuevo año al comienzo del invierno, que en el calendario moderno cae el 1 de noviembre. Esta fiesta se llamaba Samhain, y se celebraban ritos como transición del cálido verano al invierno.

Los celtas asociaban el invierno con la muerte de las cosechas y de los humanos, ya que eran conocidos por creer que la frontera que separa los reinos de los vivos y los muertos se distorsionaba, permitiendo a los fantasmas entrar en el mundo humano. También eran personas que dependían de lo que la tierra les proporcionaba para su sustento, por lo que tenían fe en que era el momento de obtener predicciones de sus días en el Año Nuevo.

Antiguamente, hacían grandes hogueras sagradas y llevaban cosechas y animales para ofrecerlos a los dioses celtas. Durante la fiesta, se disfrazaban con pieles y cabezas de animales; sin duda, aquí nació la tradición de los disfraces en Halloween. Pero, ¿cómo cambió la fiesta del Samhain a Halloween? Esto nos lleva al Día de Todos los Santos romano.

Día de Todos los Santos romano

Los romanos ejercieron una influencia transformadora en el festival celta de invierno llamado Samhain, y todo empezó con la dedicación de un panteón. El Papa Bonifacio IV, el 13 de mayo de 609 d.C., dedicó el panteón en Roma para honrar a todos los santos cristianos, reconociendo el sacrificio que pagaron para que el evangelio se predicara por todos los rincones de la tierra. Esta dedicación se celebró como la fiesta de Todos los Mártires en la Iglesia Occidental. Algunos años más tarde, el Día de Todos los Mártires se amplió para incluir a todos los mártires y santos del Evangelio. El Papa Gregorio III rebautizó la fiesta con el nombre de Día de Todos los Santos y cambió la fecha al 1 de noviembre.

Esta nueva festividad no tenía la misma finalidad que Samhain. Aun así, la celebración era similar: la gente se vestía de ángeles, santos o demonios en lugar de llevar cabezas y pieles de animales, encendían grandes hogueras y organizaban desfiles para celebrarlo.

El Día de Todos los Santos se convirtió en una festividad celebrada por los romanos y los celtas, ya que el Imperio Romano había conquistado la mayor parte del territorio celta. La gente suele preguntar cuál es otro término para Halloween; la fiesta se llamaba inicialmente “Alholowmesse”, que se traduce como Allhallows o Allhallowmas, otro término para Halloween. La noche anterior a la celebración era la noche de Samhain para los celtas, y pasó a llamarse All-Hallows Eve y, con los años, se transformó en Halloween.

¿Quieres saber más? ¡Empieza a aprender idiomas en LiveXP!

Halloween en los tiempos modernos

Lo que conocemos propiamente como el Halloween moderno tardó muchísimo en llegar. Tuvo sus comienzos propiamente dichos en el siglo XVIII. En realidad, las celebraciones de Halloween no eran tan populares, solo eran ampliamente conocidas en Inglaterra, pero llegaron un grupo de etnias europeas e indios americanos que consiguieron crear una versión distinta de Halloween en América. La gente se reunía para celebrar la cosecha del año celebrando fiestas con sus vecinos, compartiendo historias de muertos y contándose la suerte unos a otros, normalmente acompañados de cantos y bailes. En el siglo XIX, la fiesta aún no estaba muy extendida, pero todo cambiaría con la inmigración de millones de irlandeses que huían de la hambruna en su país.

Posteriormente, los estadounidenses pronto empezaron a disfrazarse como los romanos para celebrar Halloween, y también iban de una casa a otra pidiendo comida o dinero a los vecinos, y más tarde cambiaron a caramelos, lo que ahora llamamos “trick or treating” (en español, dulce o travesura). Sin embargo, a finales del siglo XIX, se intentó reestructurar Halloween para convertirlo en una fiesta menos centrada en los espíritus y las actividades de brujería y, en su lugar, en una reunión comunitaria. De este modo, adultos y niños celebrarían la fiesta con juegos, comida de la temporada y disfraces, en lugar de centrarse en bromas, fantasmas y brujería.

Palabras de Halloween y sus orígenes

Aunque se suponía que Halloween era una reunión comunitaria, no pudieron evitar que todo el mundo gastara bromas y utilizara conceptos terroríficos. Se seguían gastando bromas y la gente se disfrazaba de fantasmas o criaturas mucho más terroríficas en esta época del año; pronto, muchas palabras nuevas se dedicaron al lenguaje de Halloween. He aquí algunos espeluznantes orígenes de palabras de Halloween.

Haunt (en español, cazar, aterrorizar o embrujo)

“Haunt” es una palabra de origen francés antiguo conocida como “hanter”, cuyo significado era “visitar con frecuencia”. Suele referirse a un fantasma o espíritu que permanece en el mundo de los vivos y se instala en un lugar concreto, como una casa, una escuela o incluso un puente, manifestándose sólo por la noche. Y como Halloween es la fiesta dedicada a todo lo terrorífico, no es de extrañar que se añadiera al vocabulario. La palabra “haunt” (embrujo) se ha utilizado de muchas formas creativas, generando temas de casas encantadas que, según se dice, están afligidas por el espíritu de los muertos.

Boo! (en español, ¡bu!)

Lo más probable es que la primera palabra que grite un fantasma o cualquiera que intente causarte miedo sea “¡bu!”. Es muy inapropiado que los fantasmas tengan un eslogan cuando acechan a la gente, pero el tiempo y los medios de comunicación nos han hecho aceptar que bien podrían tenerlo, y “boo” es la opción menos terrible en inglés. El origen de esta espeluznante palabra se remonta tan atrás que a los etimólogos les resultó difícil averiguar cuándo se inventó; sin embargo, intentaron rastrearla hasta la palabra boaein del griego antiguo, que significa “gritar en voz alta”, pero fue un largo trecho. “Boo” se encuentra en textos que se remontan al siglo XV y se escribía como “bo” o “boh”, pero en el siglo XIX la palabra adquirió una nueva grafía y un ligero cambio de significado.

Monster (en español, monstruo)

Algunos describirían a una criatura con atributos terroríficos como un monstruo; sin embargo, la palabra se creó como un mal presagio. La palabra monstruo deriva del término francés monstre, que evolucionó a partir de la palabra latina monstrum, utilizada para describir una criatura deformada. Antes de su uso en latín, el significado más antiguo de monstrum era “mal augurio”, que se refería a animales anormales a los que les faltaban partes del cuerpo, como una pata o un ojo. En el siglo XIV, monstre se utilizaba para referirse a una criatura mítica en los cuentos, y no fue hasta la década de 1550 cuando monstrum se convirtió en una palabra para describir a las personas malvadas.

Jack-O-Lantern (en español, linterna de colores o calabazas con caras)

Las jack-o-lanterns son símbolos populares y llamativos de Halloween, ya que la fiesta no estaría completa sin las terroríficas caras de las calabazas. Se dice que la tradición de tallar caras terroríficas en los vegetales comenzó como una forma de ahuyentar a los malos espíritus, pero este es solo uno de los muchos folclores que rodean la historia de la Jack-o-lantern.

El origen del lenguaje de Halloween se encuentra en la Gran Bretaña del siglo XVII, donde el término Jack-o-lantern hace referencia al vigilante nocturno que llevaba un farol mientras patrullaba las calles. En el siglo XIX, las Jack-o-lanterns se conocían por algo muy distinto a la lámpara de un vigilante. Los niños empezaron a tallar caras en los tulipanes para asustar a la gente; se hicieron muy populares y recibieron el nombre de Jack-o-lanterns, y pronto se pasó de los tulipanes a las ahora simbólicas calabazas.

Spooky (en español, terrorífico)

El origen de la palabra spooky es el término holandés para designar una aparición, y se utilizó por primera vez en inglés hacia el siglo XIX. En cuestión de décadas, se había desarrollado en muchas formas: el verbo to spook, spooked y spooky, que era algo bueno. La palabra pronto se utilizó para referirse a afrodescendientes, y empezó a usarse en el Instituto Tuskegee, donde a los pilotos negros del ejército se les llamaba “Spookwaffe”, y waffe era una palabra alemana que significaba arma. Del ejército a la literatura, spook se fue convirtiendo poco a poco en un término para referirse a los negros, pero no recibía mucho cariño de la gente, especialmente de la comunidad negra. Spooky ya no es un término para referirse a los negros; ha encontrado un nuevo significado, ya que ahora se refiere a situaciones u objetos que dan miedo.

Conclusión

Halloween es una época para pasarla con la familia y los amigos, repartiendo alegrías y sustos desde jack-o-lanterns hasta fantasmas, monstruos y brujas, ya que la fiesta está llena de palabras y temas espeluznantes y de una rica historia. Conocer la historia de una de las fiestas más terroríficas le ayudará a apreciar el lenguaje de Halloween. Estudiando el origen de las palabras espeluznantes, puede que tengas inspiraciones para tu disfraz o una gran travesura para la celebración.

Inglés

Aprende inglés con Plan personalizado y ejercicios impulsados por
learning path Empezar gratis
learning path